septiembre 19 2018 0Comment
SAI UPS

Cuándo reemplazar un SAI UPS

Los sistemas de alimentación ininterrumpida (SAI UPS) son algunas de las soluciones de automatización más usadas. Con la cantidad de información que hay que proteger y con la necesidad de mantener ciertos niveles de productividad, muchas compañías emplean estos equipos para que los suyos no se detengan.

En términos básicos, un SAI UPS es un aparato capaz, mediante baterías, de garantizar que los dispositivos conectados a él no se apaguen o sufran pérdida de información por alguna anomalía eléctrica. Cumplen su objetivo al suministrar un flujo de energía constante por algunos minutos mientras la irregularidad es superada, sea apagón total, bajada o subida de la tensión, entre otros.

Como cualquier artefacto sufre desgaste, en este caso particular las baterías. De ahí surgen dos preguntas elementales: cuándo reemplazarlo y cuáles son los factores que determinan su mantenimiento, actualización o cambio definitivo. No obstante, la respuesta no es tan simple pues se deben evaluar las condiciones del SAI UPS, sus características y si cubren las necesidades actuales de la organización.

Alternativas para reemplazar o alargar la vida útil de los SAI UPS

Básicamente las opciones se reducen a tres: comprar uno nuevo, actualizar el existente y esperar que llegue al final de su vida útil. Obviamente cada camino tiene sus pro y contras.

El primer paso para determinar qué decisión tomar es establecer si el equipo actual sigue satisfaciendo las necesidades que llegó a suplir o lo dejará de hacer a corto plazo; también si es factible alguna actualización que lo mantenga su rendimiento. Por supuesto si esto no es posible, comprar es lo único  que queda por hacer.

Factores que determinan la compra

  • Se posee un SAI UPS muy antiguo (con más de 10 años).
  • Sus capacidades y eficienci no cubrirán las requerimientos de los próximos meses.
  • Las partes están comenzado a fallar con regularidad.

Factores que determinan la actualización

  • Se tiene un SAI UPS modular, es decir, las piezas con desgaste o más propensas al daño se pueden cambiar con facilidad. Entre ellas baterías, condensadores, ventiladores, etc.
  • Si la necesidades futuras se mantendrán estables y se pueden cobijar con dispositivos de menores especificaciones.

Factores que determinan no realizar ninguna acción

  • No se cuenta con presupuesto.
  • Se tiene planeado usar un respaldo distinto para los datos. La nube es un ejemplo.
  • Se goza de un plan de mantenimiento adecuado prestado por una compañía experta y representante de marca.
  • El equipo actual cumple con su cometido con solvencia. Además le queda capacidad para cubrir exigencias venideras.

Como puede verse no hay leyes que dicten qué hacer con un sistema de alimentación ininterrumpida, ya que cada caso es distinto y la ruta que se siga depende de muchas circunstancias. Lo que sí es claro, es que solo la asesoría de un experto puede dar la solución más acertada.

desarrollo1

Write a Reply or Comment